Impermeabilizaciones

Impermeabilizaciones estándar

L La impermeabilización estándar consiste en reforzar cualquier tipo de cubierta y sustrato, en este caso el hormigón y el cemento, mediante un producto de base acuosa. Se trata de un sistema polimérico a base de resinas aplicado con tela de refuerzo

Esta medida ofrece flexibilidad, elasticidad y estabilidad en entornos a la intemperie afectados por los cambios meteorológicos, ya sea lluvia, sol o nieve.

Este sistema se puede aplicar a todo tipo de cubiertas, inclinadas, canalones, azoteas, terrazas, desagües etc.

Impermeabilizaciones estándar

Ventajas de instalar un sistema de impermeabilización

  • Se trata de un sistema muy fácil de aplicar.
  • No lleva juntas, es continuo.
  • Flexible.
  • Proporciona una larga duración.
  • Permeable al vapor de agua.
  • Variedad de colores para elegir.
  • Aplicable a una amplia variedad de materiales.
  • Se puede reparar fácilmente.
  • Alta resistencia a entornos químicos: agua de mar, aguas residuales, ácidos y bases.

Para que un buen sistema de impermeabilización funcione, es muy importante que no esté fabricado con juntas por lo que se tratará de instalar un sistema continuo a partir de membranas líquidas que permita una gran adaptabilidad a las condiciones de la superficie.

Además de proteger frente a las inundaciones, la elasticidad del material permite una gran resistencia a los cambios de temperatura de mucho calor y de mucho frío. Es esencial que el material sea flexible para evitar grietas producidas por las dilataciones durante los cambios de temperatura. Pero también es un buen material para proteger el interior de las vibraciones exteriores.

Es muy resistente a la abrasión producida por la alta fluctuación de vehículos y peatones en una zona y también a los rayos UV, aguantando altas temperaturas.

Sin duda es un sistema muy sencillo de instalar y por supuesto efectivo a la hora de impermeabilizar azoteas, terrazas y cualquier zona de exterior.

Al igual que el sistema de impermeabilización debe estar diseñado para evitar filtraciones, la superficie debe contar con un sistema de rejillas y desagües para evitar que el agua se estanque en la superficie.

Impermeabilización de cubiertas

Dependiendo del tipo de cubiertas, utilizaremos unas técnicas u otras de impermeabilización. La impermeabilización de cubiertas planas se aplica en todo tipo de edificios ya sean de obra nueva o en reformas de edificios.

Las cubiertas planas de terrazas y azoteas necesitan una impermeabilización especial para evitar que surjan problemas de goteras y filtraciones de agua.

También es muy importante llevar una buena limpieza y mantenimiento de la superficie para evitar desgastes provocados por un mal mantenimiento.

Podemos impermeabilizar todo tipo de cubiertas a partir de diferentes sistemas dependiendo de la superficie en la cual estaremos trabajando.

Sistema de impermeabilización con membrana asfáltica

La membrana asfáltica está compuesta por componentes de asfalto junto con una cubierta de poliéster y fibra de vidrio. La parte más inferior esta revestida por una capa plástica termofusionable adherida a la superficie.

Impermeabilización con membrana de PVC

Se trata de una lámina PVC, un material sintético resistente a los rayos UV y a cualquier elemento atmosférico.

Impermeabilización con EPDM

El EPDM es muy resistente a la humedad y ofrece una gran elasticidad y durabilidad. Está formado por caucho de polietileno. Se utiliza a menudo para la impermeabilización de todo tipo de cubiertas ya sean terrazas o azoteas.

Impermeabilizar con poliuretano

El poliuretano es un material mucho más elástico que el caucho y más duro que muchos materiales. Se trata de un sistema de impermeabilización sin juntas a partir de una membrana líquida que una vez endurecida queda adherida a la superficie.

Comparte esta información
¿Necesitas presupuesto o quieres hacernos una consulta?
Contacta con nosotros