Impermeabilizaciones

Reparación de humedades y vías de agua

LLa aparición de humedades en sótanos, garajes, fosos de ascensor y otros lugares es uno de los vicios constructivos más comunes en todo tipo de inmuebles, que provocan un ambiente insalubre y degradan los revestimientos de las paredes, suelos y techos. Una mancha de humedad puede provocar la aparición de moho. La proliferación de bacterias que origina este problema puede resultar perjudicial para la salud humana, provocando alergias respiratorias, además del perjuicio estético que provoca en el inmueble.

Para poder solventar el problema se deberá atender al tipo de humedad que se ha producido y el lugar en el que se encuentra. De esta forma hallaremos una solución eficaz que permita la eliminación total de la mancha de humedad.

Reparación de humedades y vías de agua

Tipos de humedades

Humedades por filtración

La causa radica en que el agua de origen externo encuentra paso directo hasta un material poroso que la absorbe. Esta vía de agua se produce por una mala ejecución en obra, especialmente en la elaboración del desagüe de aguas del edificio y también por una deficiente colocación del impermeabilizante. El agua puede penetrar a través de diferentes canales, como las juntas, grietas o fisuras.

Este tipo de humedad suele tener relación directa con la lluvia, excepto en los sótanos más profundos, donde pueden surgir a causa de una filtración de las aguas subterráneas. Estas aguas pueden contener bacterias y gérmenes que resulten dañinos para la salud humana, empeorando la habitabilidad del inmueble, es por ello que deben atajarse a tiempo antes de que el problema empeore.

Como consecuencia de las humedades, estas pueden provocar el desprendimiento de los acabados, daños estructurales o la aparición de eflorescencias, unas manchas de color blanco que se producen cuando el agua filtrada contiene sales solubles.

Humedades por capilaridad

Las humedades por filtración se producen por la absorción del agua en poros de gran tamaño, mientras que en las humedades por capilaridad el agua es succionada a través de poros pequeños. Los materiales succionan lentamente el agua con la que entran en contacto como una esponja.

Para identificarlas hay que fijarse en su posición y crecimiento. Este tipo de humedades aparecen en zonas bajas del paramento que entra en contacto con el agua o con el terreno. La humedad asciende y cubre los revestimientos, llegando incluso a aparecer manchas y moho. Se desarrollan de una forma más lenta y progresiva que otros tipos de humedades, pero no por ello se les debe prestar menor atención, ya que para cuando nos damos cuenta, la mancha ha alcanzado un gran tamaño.

Humedades por condensación

A diferencia de los anteriores tipos que se producen por una vía de agua que llega hasta los muros, en este caso la humedad se produce por la condensación del vapor de agua del aire sobre una superficie fría, que crea una serie de pequeñas gotas que se unen y acaban creando una mancha de humedad.

Existen dos tipos principales de humedades por condensación, que son:

  • Condensación superficial: Se da en las caras interiores del edificio, en superficies porosas con zonas de puente térmico, como son las ventanas o los encuentros con elementos estructurales, si existe un mal aislamiento del cerramiento. También puede darse en espacios húmedos como baños y cocinas.
  • Condensación intersticial: Se produce en el interior de los cerramientos por una mala ejecución de las capas que lo conforman, o también por una mala ventilación.

Se pueden identificar de forma rápida ya que suele ir acompañada de moho, además de que pueden desprender malos olores. También se puede apreciar en estas zonas más propensas a sufrir humedad por condensación las gotas de agua que se forman por este fenómeno.

Para evitar su aparición, se deberá usar una barrera de vapor que se colocará en el lado más cálido del cerramiento, que en climas cálidos deberá situarse en la cara exterior del aislante, y para climas fríos será la interior.

También se requiere de una buena ventilación del interior del inmueble que ayude a renovar el aire y evitar que se forme agua condensada.

Humedades accidentales

Surgen por la rotura en una instalación que lleve agua, bien sean tuberías de suministro o de desagüe. La fuga de agua puede producirse debido a múltiples causas, entre las cuales se encuentran las sobretensiones o acciones mecánicas.

En este caso, el agua está más concentrada y las manchas están más aisladas. Surgen de forma muy acelerada y pueden causar goteras si se dan en el techo.

Para solucionar el problema se recurre a la reparación de la tubería y la posterior eliminación de la mancha con ayuda de un producto específico.

¿Cómo eliminar las humedades?

En el caso de las humedades por filtración y condensación, las más habituales en los edificios, el proceso a seguir es identificando primero el tipo de humedad que ha aparecido. Un truco casero que suele emplearse es el de fijar un trozo de papel de aluminio en la zona del muro donde han aparecido las humedades, dejarlo un par de días y retirarlo. Si la cara del papel que estaba unida al muro se encuentra húmeda, significará que la humedad proviene del exterior. Si es al revés, significa que proviene del interior de la vivienda y entonces el tratamiento deberá dirigirse hacia este punto.

En el caso de la impermeabilización de fachadas exteriores, existen diversas soluciones para poder acometer el trabajo. Una de ellas será la de impermeabilizar la superficie con un producto incoloro especial para poder mantener en buen estado la estética de la fachada. Se deberán aplicar varias capas y dejar secar. También puede aplicarse pintura especial para fachadas, que dejará transpirar el muro.

Tras solucionar la filtración del exterior, sanearemos la pintura interior con una espátula, raspando la zona que ha levantado la humedad. Con un trapo impregnado de lejía o un producto anti-hongos comenzamos a limpiar la zona y eliminar el moho.

Dejaremos secar para proceder a la reparación, aplicando masilla en las zonas a reparar para dejar la superficie lisa. Una vez seca, se lijará si se aprecian irregularidades. Después, se aplicará una pintura anti-humedad en toda la zona, que prevendrá que esta pueda volver a aparecer.

Reparación de humedades en Zaragoza

Si necesita ayuda con la eliminación de humedades en su vivienda o inmueble, en J.M. Navarro le ayudaremos a limpiar las manchas que la humedad haya provocado en la fachada o en el interior y a impermeabilizar todo el inmueble correctamente para evitar que pueda volver a surgir este problema.

Si está interesado en este servicio le invitamos a que se ponga en contacto con nuestros expertos y le ofreceremos un presupuesto sin compromiso. Llámenos e infórmese.

Comparte esta información
¿Necesitas presupuesto o quieres hacernos una consulta?
Contacta con nosotros