Impermeabilizaciones

Impermeabilización de piscinas

LLa impermeabilización de piscinas es imprescindible para evitar cualquier posible pérdida de agua del vaso. Cuando una piscina pierde agua, debe solventarse a tiempo el problema, ya que si dejamos pasar el tiempo la reparación será más complicada y costosa.

Una piscina puede perder agua bien porque exista algún elemento dentro del sistema hidráulico averiado, o bien que pierda agua por el vaso de la piscina. Por ello, a la hora de construir una piscina es imprescindible impermeabilizar el vaso antes de poder ponerla en funcionamiento.

Impermeabilización de piscinas

Las pérdidas de agua por el vaso de la piscina pueden llegar a ser considerables. Los motivos por los que esto sucede pueden ser:

  • La piscina es muy antigua y necesita una rehabilitación integral.
  • La piscina no se ha construido correctamente.
  • El terreno está en mal estado o hay raíces que presionan el vaso.
  • Existen grietas en el vaso provocadas por un incorrecto mantenimiento de la piscina o bien por condiciones climatológicas adversas.
  • Existen problemas de unión entre la estructura del vaso y los accesorios de la piscina, como los skimmers o los focos. La unión entre el hormigón y estos no es estanca, lo que produce pérdidas importantes de agua.

La solución más efectiva para solucionar las posibles pérdidas de agua que se produzcan es la impermeabilización. Con este proceso logramos reforzar la estructura del vaso para evitar estas pérdidas.

Es conveniente que a la hora de construir la piscina se realice la impermeabilización en todo el vaso por completo, y de esta forma lograremos conseguir un mejor acabado.

El empleo de hormigón para la construcción del vaso es imprescindible para garantizar una buena impermeabilización, ya que la baja porosidad de este material reduce la posibilidad de que surjan fugas de agua.

El vaso de la piscina está sometido continuamente a esfuerzos, bien por la presión hidrostática del agua o por la contrapresión ejercida por el terreno. Por ello se necesita garantizar su impermeabilidad, utilizando morteros de gran adherencia y flexibilidad que sean capaces de soportar la presión y contrapresión o los movimientos que producen los choques térmicos.

El tratamiento de las juntas de dilatación será imprescindible a la hora de asegurar la total impermeabilidad de la piscina. El sellado se realizará con masillas elásticas, normalmente de poliuretano, que poseen una amplia elasticidad y una resistencia química suficiente para poder resistir la aplicación de productos químicos utilizados en el tratamiento del agua de la piscina.

Formas de impermeabilizar una piscina

Este trabajo de impermeabilizar una piscina puede acometerse de diferentes maneras, según los materiales, métodos y técnicas empleados. Algunos de los métodos más frecuentes son:

Impermeabilización de piscinas con lámina armada

Una de las soluciones más recurridas para las piscinas de hormigón o acero es la de utilizar el liner o lámina armada, fabricadas a base de PVC. Su gran relación calidad/precio, el alto grado de estanqueidad y la rapidez de la realización de la obra hace que sea una de las opciones más populares para la impermeabilización de piscinas.

Para acometer la obra, se recubre la piscina con una lámina de PVC, que cuenta con un grosor de entre 1,35 y 1,60 mm. El PVC actúa como impermeabilizante, eliminando por completo la posibilidad de pérdida de agua por el vaso de la piscina.

Este material ofrece numerosas ventajas a la hora de acometer una impermeabilización de este tipo. Su gran resistencia y su económico precio hacen que sea una de las opciones más demandadas. Además, el factor estético también incrementa su popularidad, ya que con este recubrimiento dotamos a la piscina de un toque moderno y renovado.

Impermeabilización de piscinas con fibra de vidrio

La fibra de vidrio es otro de los materiales más empleados para realizar todo tipo de impermeabilizaciones. Se emplea comúnmente en piscinas de poliéster y fibra, pero también puede emplearse en piscinas de hormigón.

La obra consiste en la aplicación de fibra de vidrio en todo el vaso de la piscina, eliminando así la posibilidad de que el vaso sufra pérdidas de agua. Este material es muy empleado en el sector de la impermeabilización gracias a su alta resistencia y sus múltiples ventajas.

Impermeabilización de piscinas con elastómero de poliuretano

Este sistema se aplica en estado líquido sobre la piscina, consiguiendo una total adherencia al vaso. El elastómero de poliuretano posee una cierta elasticidad que le permite absorber movimientos sin sufrir fisuras. Este material es capaz de adaptarse a cualquier superficie y diseño sin problemas.

La gran ventaja de este tipo de impermeabilización es que se forma una membrana continua, sin juntas, que se adhiere a la perfección al soporte. Al crear una impermeabilización continua se reducen al máximo las posibilidades de que se produzcan fugas de agua.

Impermeabilización de piscinas hormigonando con impermeabilizante y gresite

Este es el método convencional que se ha empleado durante años, consistente en levantar el gresite del vaso de la piscina para volver a hormigonar de nuevo el vaso, y después aplicar una capa de impermeabilizante y revestir de nuevo con gresite.

Se emplea en piscinas de hormigón construidas en terrenos que no presenten problemas de movimientos o climas adversos que puedan producir daños en la estructura del vaso.


Si desea impermeabilizar su piscina, en J.M. Navarro le ayudaremos a acometer la obra con total garantía de éxito. Solicite su presupuesto sin compromiso y le ayudaremos.

Comparte esta información
¿Necesitas presupuesto o quieres hacernos una consulta?
Contacta con nosotros